La mensajería se define como la entrega del producto al cliente final. También llamada «logística de última milla», engloba el proceso de transporte realizado en los últimos kilómetros para entregar cierto producto, en el tiempo y lugar determinados, al cliente o destinatario final.

Cada vez más prima la compra online sobre el desplazamiento al punto de venta. Alimentada por varias razones como la comodidad, la falta de tiempo o la flexibilidad de precio que encontramos en las páginas webs o ecommerce; la mensajería de última milla se vuelve cada vez más común, más demandada y más difícil de gestionar.

Para todos ya es habitual ver repartidores en las calles, con distintos uniformes y en moto, bici o furgoneta, y preguntarnos si somos el destinatario de dicha entrega. De igual manera estamos acostumbrados a no saber nada de nuestros pedidos durante todo el proceso de entrega o bien pasar por un proceso de llamadas, emails y largas esperas hasta que tenemos el producto en nuestras manos. La falta de visibilidad y comunicación hacia el cliente final sólo perjudica a una logística tradicional que aún no da con la clave para usar la tecnología en pos de aumentar su eficiencia.

En Kauama, gracias a nuestra completa orientación al cliente final, organizamos nuestros procesos de distribución desde el final hacia el principio. Es decir, damos la prioridad al cliente para que confirme o modifique sus datos de entreda, incluso en tiempo real, de manera que el servicio prestado sea de primera. Cuidamos así de la imagen del producto que entregamos y de la ciudad que nos aloja, optimizando la distribución de última milla.

autor